Son un recuerdo imborrable de nuestra infancia, cuando los días de lluvia suponían la diversión de saltar en los charcos y no, como ahora, el fastidio y el tedio de los atascos para llegar al trabajo… En los últimos años, las botas de agua han dejado de ser una prenda exclusiva de los más jóvenes para pasar a convertirse en un complemento que también utilizan los adultos con frecuencia. Su utilidad está fuera de toda duda, al fin y al cabo, y ya no es necesario pensar en ellas como ese aburrido calzado negro y plano. ¡Tenemos muchas más posibilidades!


Las botas de agua pueden tener tanta personalidad como nosotros mismos. Hombres y mujeres han optado por rescatarlas y adaptarlas a la vida urbana; en el caso de ellos, con colores oscuros y elegantes, y en el de ellas con todo tipo de motivos y tonalidades, que van desde lo más sobrio hasta lo divertido. Desde el punto y hora en que muchas personalidades del mundo del cine o de la moda se dejaron ver con ellas, las botas pasaron a estar de nuevo en primera línea.


Si, a pesar de todo, no nos sentimos cómodos llevando botas de agua y sólo las queremos para que cumplan con su cometido, siempre está la opción de llevar el calzado de repuesto y cambiarnos cuando hayamos llegado a nuestro destino. Una posibilidad que a otros puede parecerles engorrosa… pero como es habitual, y nunca mejor dicho en este caso, no llueve siempre a gusto de todos.


Entre las marcas de botas de agua destaca Hunter. De origen inglés, empezó hace décadas a fabricar botas que se ajustasen al trabajo rural y a la vida en la campiña; ya sabemos que en las Islas Británicas pueden llevarse días y días enteros sin ver el sol entre las nubes. Siguieron evolucionando, creando nuevos estilos y adaptándolos a otros perfiles… hasta que hoy en día se han convertido en un nombre de referencia. Sus modelos no son baratos muchas veces, en gran parte porque han sido los elegidos por rostros como Kate Moss para su día a día, algo que, como suele suceder, encarece su precio.


Otra opción si preferimos botas de agua más elegantes es la de elegir las que tienen un estilo ecuestre, es decir, similares a las que suelen utilizarse para montar a caballo. Suelen ser más altas y llegar casi hasta la rodilla. Con esto nos aseguraremos de estar protegidos frente a la lluvia… y al mismo tiempo de marcar la diferencia.


Pero puede que nos encante este tipo de calzado y estemos deseando probar las mil y una propuestas con colores y dibujos variados que nos presentan marcas tan conocidas como Zara o Stradivarius. En este caso, no tenemos más que elegir las que mejor combinen con nuestro vestuario habitual. O comprar varias, por qué no. Una marca especializada precisamente en botas alegres y juveniles es Havaiana. Su precio, además, no difiere demasiado de otros tipos de calzado.